Temperatura en Londres en Noviembre: ¿Qué Esperar del Clima?

Londres, la capital de Inglaterra, es conocida por su clima variable y impredecible. Noviembre no es una excepción, ya que marca el comienzo del invierno en la ciudad. Si estás planeando visitar Londres en noviembre, es importante que estés preparado para diferentes condiciones climáticas. Temperatura en Londres en Noviembre: ¿Qué Esperar del Clima?

La temperatura en Londres en noviembre varía entre los 5 y 10 grados Celsius durante el día, aunque puede sentirse más frío debido al viento y la humedad característicos de la ciudad. Las noches son aún más frescas, con temperaturas que pueden descender hasta los 2 grados Celsius. Es importante llevar ropa abrigada, como abrigos, bufandas y guantes, para protegerte del frío.

En cuanto a la lluvia, noviembre es uno de los meses más lluviosos del año en Londres. Se esperan aproximadamente 60 mm de precipitación durante el mes, con una media de 16 días de lluvia. No olvides llevar un paraguas o impermeable para estar preparado en caso de lluvia.

Otro factor a tener en cuenta es la duración del día. En noviembre, los días son más cortos en Londres, con alrededor de 8 horas de luz solar. Esto significa que tendrás menos tiempo para explorar la ciudad durante el día, por lo que es recomendable planificar tus actividades con anticipación.

A pesar de las condiciones climáticas variables, noviembre puede ser un buen momento para visitar Londres. La ciudad es menos concurrida que en los meses de verano y hay una gran cantidad de eventos y festivales, como el Día de Guy Fawkes, la celebración de la Noche de las Hogueras y el comienzo de las festividades navideñas.

El clima en Londres en noviembre

En noviembre, el clima en Londres suele ser bastante fresco y húmedo. Las temperaturas promedio oscilan entre los 6°C y los 11°C, con posibles descensos por debajo de los 5°C durante la noche. El cielo tiende a estar mayormente nublado durante este mes, con una gran probabilidad de lluvias frecuentes.

Te puede interesar  Comida húmeda: Taste of the Wild, la elección ideal

Es importante tener en cuenta que la ciudad se encuentra en el hemisferio norte, lo que significa que noviembre marca el comienzo del invierno en Londres. A medida que avanza el mes, las horas de luz disminuyen significativamente, lo que resulta en días más cortos y oscuros.

La humedad en noviembre es alta, con niveles de precipitación que pueden variar entre lloviznas constantes y lluvias más intensas. Es recomendable llevar un paraguas o chaqueta impermeable al explorar la ciudad, ya que las lluvias pueden ser impredecibles.

A pesar de las condiciones climáticas, noviembre sigue siendo un mes interesante para visitar Londres. La ciudad está menos concurrida en comparación con los meses de verano, lo que permite a los visitantes disfrutar de atracciones turísticas y museos sin las aglomeraciones típicas.

Londres se enfría.

Londres, la vibrante capital de Inglaterra, conocida por su clima templado y lluvioso, está experimentando un enfriamiento notable en los últimos años.


Este fenómeno climático ha despertado la curiosidad de científicos y ciudadanos por igual, ya que va en contra de las tendencias históricas.

En primer lugar, es importante destacar que el enfriamiento de Londres no es un evento aislado, sino parte de un patrón más amplio de cambio climático global. A medida que aumentan las emisiones de gases de efecto invernadero y se acelera el calentamiento global, se generan cambios en los patrones climáticos en todo el mundo. Londres, al igual que otras ciudades, no es inmune a estos cambios.

Además, diversos estudios científicos han revelado que el enfriamiento de Londres se debe, en parte, a la disminución de la circulación del océano Atlántico Norte. Esta corriente oceánica, conocida como Corriente del Golfo, es responsable en gran medida de mantener el clima templado en Europa occidental. Sin embargo, su debilitamiento ha llevado a una disminución de la transferencia de calor desde el trópico hacia el norte, lo que afecta directamente a Londres y su temperatura.

Te puede interesar  El parque de bolas en la ciudad de Los Ángeles: diversión garantizada.

Otro factor a tener en cuenta es el incremento de la cobertura de nubes sobre la ciudad. Las nubes actúan como un «manto» que bloquea la radiación solar, impidiendo que el calor llegue a la superficie terrestre. En los últimos años, se ha observado un aumento en la frecuencia e intensidad de las precipitaciones en Londres, lo que ha contribuido a una mayor cobertura nubosa y, por ende, al enfriamiento de la ciudad.

En este sentido, es necesario mencionar la influencia de la contaminación atmosférica en el enfriamiento de Londres. La presencia de partículas de aerosoles y contaminantes en el aire puede actuar como núcleos de condensación, favoreciendo la formación de nubes. Esta mayor presencia de nubes no solo reduce la radiación solar directa, sino que también puede modificar los patrones de precipitación y temperatura en la región.

Finalmente, cabe destacar que el enfriamiento de Londres no implica que la ciudad vaya a experimentar temperaturas frías extremas o inviernos más rigurosos de manera constante. El clima es un sistema complejo y dinámico, sujeto a variaciones naturales y cambios a largo plazo. Sin embargo, es importante reconocer y comprender estos cambios climáticos para poder adaptarnos y tomar medidas para mitigar los efectos del calentamiento global en Londres y en todo el mundo.

1. Prepárate para el frío: Noviembre marca el comienzo del invierno en Londres, por lo que debes esperar temperaturas frías. La temperatura promedio durante el día oscila entre 7°C y 12°C, pero las noches pueden ser mucho más frías, con temperaturas que caen por debajo de los 5°C. Asegúrate de llevar ropa de abrigo adecuada, como chaquetas, suéteres gruesos, bufandas y guantes para mantenerte caliente durante tu visita.

Te puede interesar  Una mesa de centro con chimenea de bioetanol, una opción elegante y funcional.

2. Prepárate para la lluvia: Londres es conocida por su clima lluvioso durante todo el año, y noviembre no es una excepción. Puedes esperar días nublados y lluviosos, así que asegúrate de llevar un paraguas o un impermeable contigo. También es recomendable llevar calzado resistente al agua, ya que las calles pueden estar mojadas y resbaladizas. No dejes que la lluvia arruine tu viaje, pero sé consciente de que es posible que tengas que adaptar tus planes en función del clima.