Qué es el capital natural: una visión imprescindible para todos.




El concepto de capital natural se refiere a los recursos naturales y los servicios que proporcionan a la sociedad. Estos recursos incluyen aire limpio, agua dulce, suelos fértiles, biodiversidad, paisajes naturales y otros elementos que son fundamentales para el bienestar humano y el funcionamiento de la economía. Qué es el capital natural: una visión imprescindible para todos.

El capital natural es esencial para la vida en el planeta y desempeña un papel crucial en la sostenibilidad y el desarrollo económico. Sin embargo, en muchas ocasiones, estos recursos son mal gestionados, sobreexplotados o degradados, lo que amenaza su capacidad de proporcionar los beneficios que la sociedad necesita.

Es importante destacar que el capital natural no solo tiene un valor intrínseco, sino que también tiene un valor económico. Los recursos naturales son la base de muchas industrias y sectores económicos, como la agricultura, la pesca, el turismo y la energía renovable. Además, los servicios ecosistémicos, como la polinización de los cultivos, la purificación del agua y la protección contra inundaciones, también tienen un valor económico significativo.




Por lo tanto, es fundamental reconocer y valorar el capital natural para asegurar su protección y una gestión sostenible. Esto implica considerar los beneficios que proporciona la naturaleza en las decisiones de planificación y desarrollo, así como en las políticas públicas y estrategias empresariales.

Además, el enfoque del capital natural también destaca la importancia de preservar la biodiversidad y los ecosistemas, ya que estos son fundamentales para mantener la estabilidad de los sistemas naturales y proporcionar servicios esenciales para la sociedad.

Importancia del capital natural

El capital natural se refiere a los recursos naturales y los servicios ecosistémicos que brindan a la humanidad. Estos recursos y servicios son vitales para nuestra supervivencia y bienestar, ya que nos proporcionan alimentos, agua, aire limpio, medicamentos, combustibles, entre otros.

La importancia del capital natural radica en que es la base de nuestra economía y sociedad. Sin él, no podríamos sostener nuestras actividades económicas ni satisfacer nuestras necesidades básicas. Es esencial reconocer y valorar los beneficios que obtenemos de la naturaleza y asegurar su conservación y uso sostenible.

Te puede interesar  Desventajas de la economía circular: un enfoque sostenible pero cuestionado

Algunos ejemplos de la importancia del capital natural son:

1. Seguridad alimentaria: Los ecosistemas naturales, como los bosques y los océanos, nos proveen de alimentos. La conservación de estos ecosistemas es fundamental para garantizar la disponibilidad de alimentos a largo plazo.

2. Regulación del clima: Los bosques y los océanos desempeñan un papel crucial en la regulación del clima. Absorben dióxido de carbono y emiten oxígeno, ayudando a mitigar el cambio climático. La deforestación y la degradación de los ecosistemas naturales contribuyen al aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

3. Protección contra desastres naturales: Los manglares, los humedales y las barreras de coral actúan como protección natural contra inundaciones, tormentas y tsunamis. La conservación de estos ecosistemas ayuda a reducir los impactos negativos de los desastres naturales.

4. Biodiversidad y medicamentos: La diversidad biológica es una fuente invaluable de medicamentos y productos naturales.


Muchos fármacos utilizados en la medicina moderna se derivan de plantas, animales y microorganismos. La pérdida de biodiversidad implica la pérdida de oportunidades para la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos.

5. Turismo y recreación: Los paisajes naturales, como montañas, ríos y playas, son atractivos para el turismo y la recreación. Estos recursos naturales generan ingresos económicos y empleo en muchas regiones del mundo.

6. Calidad del agua: Los ecosistemas naturales, como los bosques y los humedales, juegan un papel importante en la filtración y purificación del agua. La conservación de estos ecosistemas es fundamental para garantizar la disponibilidad de agua limpia y segura para el consumo humano y el riego de cultivos.

Importancia del capital natural: preservación esencial.

El capital natural se refiere a los recursos naturales y los servicios ecosistémicos que proporcionan beneficios económicos, sociales y ambientales a la sociedad. Estos incluyen los bosques, los océanos, los ríos, los suelos fértiles, la biodiversidad y el aire limpio. La preservación del capital natural es esencial porque desempeña un papel fundamental en la sostenibilidad y el bienestar de las comunidades.

Te puede interesar  La tortuga en peligro de extinción: una preocupante situación

1. Protección de la biodiversidad: El capital natural alberga una amplia variedad de especies de plantas, animales y microorganismos. La preservación de estos ecosistemas garantiza la supervivencia de las especies, lo que es crucial para mantener la biodiversidad. La biodiversidad es importante porque contribuye a la estabilidad de los ecosistemas, promueve la resiliencia frente a los cambios ambientales y proporciona servicios ecosistémicos clave, como la polinización de cultivos y la purificación del agua.

2. Suministro de recursos naturales: Los recursos naturales, como el agua, los alimentos, la madera y los minerales, son indispensables para la supervivencia y el desarrollo humano. La preservación del capital natural garantiza la disponibilidad continua de estos recursos, evitando su agotamiento y asegurando su uso sostenible para las generaciones futuras.

3. Regulación del clima y mitigación del cambio climático: Los ecosistemas juegan un papel crucial en la regulación del clima. Los bosques, por ejemplo, actúan como sumideros de carbono, absorbiendo grandes cantidades de dióxido de carbono de la atmósfera y ayudando a mitigar el cambio climático. La destrucción de estos ecosistemas puede conducir a la liberación de grandes cantidades de carbono, acelerando el calentamiento global.

4. Protección contra desastres naturales: Los ecosistemas naturales, como los manglares y las barreras de coral, actúan como barreras naturales contra desastres naturales como inundaciones y tormentas. La degradación y destrucción de estos ecosistemas aumenta la vulnerabilidad de las comunidades a estos eventos extremos, causando pérdidas humanas y económicas significativas.

5. Mejora de la calidad de vida: El capital natural proporciona múltiples beneficios para la calidad de vida de las personas. Los espacios verdes y los entornos naturales promueven la salud física y mental, ofreciendo oportunidades para el ejercicio, la relajación y la conexión con la naturaleza. Además, los servicios ecosistémicos como la purificación del aire y del agua contribuyen a un ambiente más saludable.

Te puede interesar  Proceso de reciclado del papel: una mirada en profundidad

1. Familiarízate con los conceptos básicos: El capital natural se refiere a los recursos naturales que proporcionan beneficios a los seres humanos, como el aire limpio, el agua dulce, los suelos fértiles y la diversidad biológica. Es importante entender cómo estos recursos son esenciales para nuestra supervivencia y bienestar, así como para la economía en general.

2. Reconoce el valor económico del capital natural: A menudo, se tiende a subestimar el valor económico de los recursos naturales, ya que no se les asigna un precio en el mercado. Sin embargo, es fundamental reconocer que el capital natural es la base de nuestra economía y que su degradación puede tener consecuencias negativas a largo plazo. Comprender y valorar adecuadamente el capital natural es esencial para tomar decisiones informadas en materia de desarrollo sostenible.