El tubo de vacío en el coche: ¿Para qué sirve?




El tubo de vacío es un componente esencial en el sistema de control y funcionamiento de los motores de los vehículos. Aunque su tamaño y apariencia pueden ser pequeños y poco notorios, su función es de vital importancia para el correcto funcionamiento del coche. El tubo de vacío en el coche: ¿Para qué sirve?

El tubo de vacío es un conducto que transporta el aire desde el colector de admisión hacia otros componentes del motor, como el distribuidor de encendido, el servofreno, la válvula de recirculación de gases de escape (EGR), entre otros. Este conducto se encarga de proporcionar la presión necesaria para que estos dispositivos funcionen de manera adecuada.

Uno de los usos más comunes de este tubo es en el sistema de frenos del coche. El servofreno es responsable de reducir la fuerza que se necesita para accionar el pedal del freno. El tubo de vacío suministra la presión necesaria para activar el servofreno y permitir que el conductor pueda frenar de manera más eficiente y con menor esfuerzo.




Otro componente del motor que utiliza el tubo de vacío es el distribuidor de encendido. Este dispositivo se encarga de distribuir la corriente eléctrica a las bujías en el momento preciso, para que se produzca la combustión en cada cilindro. El tubo de vacío suministra la presión necesaria para que el distribuidor funcione correctamente y el encendido sea preciso.

Además, el tubo de vacío también se utiliza en el sistema de recirculación de gases de escape (EGR). Esta válvula permite que parte de los gases de escape sean redirigidos hacia el colector de admisión, lo cual ayuda a reducir las emisiones contaminantes. El tubo de vacío suministra la presión necesaria para que la válvula EGR se abra y cierre correctamente.

Te puede interesar  Banderas del mundo, grandes, con sus nombres en español.

Función de los tubos al vacío: potencial ilimitado

Los tubos al vacío son dispositivos electrónicos que han sido ampliamente utilizados en la historia de la tecnología. Su función principal es amplificar señales eléctricas y generar corrientes controladas. Estos tubos consisten en un cátodo caliente que emite electrones y un ánodo que los recoge.

Una de las principales ventajas de los tubos al vacío es su potencial ilimitado. A diferencia de los transistores, que tienen limitaciones en cuanto a la cantidad de corriente y voltaje que pueden manejar, los tubos al vacío pueden soportar altas corrientes y voltajes sin problemas. Esto los hace ideales para aplicaciones de alta potencia, como en amplificadores de audio de alta fidelidad o en sistemas de radar.

Además, los tubos al vacío tienen una gran capacidad de amplificación. Esto se debe a que los electrones, al moverse en el vacío, no encuentran obstáculos que limiten su velocidad o su capacidad para transmitir señales.


Esto permite que los tubos al vacío puedan amplificar señales débiles de manera eficiente, sin distorsiones ni pérdidas significativas.

Otra característica destacada de los tubos al vacío es su robustez y durabilidad. A diferencia de los transistores, que son dispositivos semiconductores delicados, los tubos al vacío son más resistentes a condiciones extremas de temperatura, humedad y vibraciones. Esto los hace ideales para aplicaciones militares o industriales, donde se requiere un funcionamiento confiable en entornos hostiles.

Falla la bomba de vacío: ¿Qué sucede?

Cuando falla la bomba de vacío, se producen varios efectos negativos en el sistema en el que está instalada. A continuación, mencionaré algunos de los principales problemas que pueden ocurrir:

Te puede interesar  Reciclar y reutilizar: cosas que pueden tener una segunda vida

1. Pérdida de vacío: La función principal de la bomba de vacío es generar y mantener un nivel adecuado de vacío en el sistema. Si la bomba falla, se produce una pérdida de vacío, lo que puede afectar el funcionamiento de otros componentes del sistema que dependen de este nivel de presión reducida.

2. Disminución de la eficiencia: Una bomba de vacío defectuosa no puede generar el vacío necesario de manera eficiente. Esto puede resultar en una menor capacidad de extracción de gases o líquidos, lo que a su vez puede afectar la productividad y el rendimiento del sistema en el que se encuentra.

3. Aumento del consumo de energía: Cuando la bomba de vacío no funciona correctamente, puede requerir más energía para generar el vacío deseado. Esto puede llevar a un aumento en los costos de energía y también puede indicar un deterioro en la eficiencia energética del sistema en su conjunto.

4. Mayor desgaste de los componentes: Si la bomba de vacío no está funcionando adecuadamente, puede generar un mayor desgaste en los componentes internos. Esto se debe a que la bomba puede funcionar de manera forzada o sobrecargada, lo que puede llevar a un desgaste prematuro de piezas importantes como rotores, sellos y válvulas.

5. Aumento de la temperatura: Una bomba de vacío defectuosa puede generar un aumento en la temperatura del sistema. Esto puede ser debido a un mayor esfuerzo mecánico o una mayor fricción interna. El aumento de la temperatura puede tener efectos negativos en otros componentes del sistema y puede llevar a un mayor riesgo de fallos o averías.

Te puede interesar  Cómo hacer un sofá de cartón paso a paso

1. Mantenimiento regular: Es importante realizar un mantenimiento regular del tubo de vacío en tu coche para asegurarte de que funcione correctamente. Verifica periódicamente si hay signos de desgaste o daños en el tubo, como grietas o fugas. Si encuentras algún problema, reemplázalo de inmediato para evitar posibles problemas en el sistema de vacío del vehículo.

2. Evita obstrucciones: El tubo de vacío puede obstruirse con suciedad, residuos o bloqueos. Para evitar esto, asegúrate de mantener limpios los conductos y filtros del sistema de vacío. Además, evita derramar líquidos o introducir objetos extraños en el sistema. Si notas una disminución en el rendimiento del coche o problemas en los sistemas controlados por vacío, verifica si hay obstrucciones y límpialas adecuadamente.