Cómo hacer jabón casero con sosa y aceite: una receta fácil




Hacer jabón casero es una actividad que no solo es divertida, sino también muy útil. Además, es una excelente manera de reducir el uso de productos químicos en nuestros hogares y cuidar el medio ambiente. En este artículo te enseñaré una receta fácil para hacer jabón casero utilizando sosa cáustica y aceite. Cómo hacer jabón casero con sosa y aceite: una receta fácil

Antes de comenzar, es importante tomar algunas precauciones. La sosa cáustica es un producto químico corrosivo y debe manipularse con cuidado. Asegúrate de utilizar guantes, gafas de protección y trabajar en un área bien ventilada. Además, es recomendable utilizar moldes de plástico o silicona para hacer el jabón, ya que la sosa puede corroer otros materiales.

Para hacer este jabón casero, necesitarás los siguientes ingredientes: 500 gramos de aceite de oliva o aceite de coco, 70 gramos de sosa cáustica, 200 ml de agua destilada y opcionalmente puedes añadir aceites esenciales, colorantes naturales o ingredientes exfoliantes como avena o café.




El primer paso es disolver la sosa cáustica en el agua destilada. Para hacerlo, añade la sosa poco a poco al agua y remueve constantemente hasta que se disuelva por completo. Es importante tener cuidado, ya que esta mezcla puede calentarse y desprender vapores tóxicos. Una vez disuelta la sosa, déjala reposar hasta que alcance una temperatura de aproximadamente 35-40 grados Celsius.

Mientras tanto, calienta el aceite de oliva o aceite de coco en una cacerola a fuego medio. Una vez que la sosa y el aceite estén a la misma temperatura, vierte la sosa en el aceite y mezcla vigorosamente con una batidora manual o una cuchara de madera. La mezcla comenzará a espesarse y adquirir una consistencia similar a la de la mayonesa.

En este punto, puedes añadir los ingredientes opcionales como aceites esenciales, colorantes naturales o ingredientes exfoliantes. Mezcla bien para distribuirlos uniformemente en el jabón.

Una vez que la mezcla esté bien incorporada, viértela en los moldes y golpea suavemente los moldes contra una superficie para liberar las burbujas de aire. Cubre los moldes con un paño o papel film y deja reposar durante al menos 24-48 horas.

Pasado este tiempo, el jabón estará listo para desmoldar. Retira el jabón de los moldes y déjalo reposar durante otras 4-6 semanas para que se cure. Durante este periodo, el jabón perderá agua y se endurecerá, lo que lo hará más duradero y suave para la piel.

¡Y eso es todo! Ahora tienes tu propio jabón casero hecho con sosa y aceite. Recuerda que puedes experimentar con diferentes aceites y ingredientes para crear jabones personalizados y únicos. Disfruta de esta actividad creativa y sostenible, y comienza a disfrutar de los beneficios de usar jabón casero en tu rutina diaria.

Te puede interesar  Nuevas campanas extractoras Teka de 60 cm: ¡descubre su eficiencia!

Receta casera: jabón con aceite, agua y sosa cáustica

El proceso de hacer jabón casero utilizando aceite, agua y sosa cáustica es una opción económica y sostenible para aquellos que deseen evitar los químicos y conservantes presentes en los productos comerciales. Sin embargo, es importante tener en cuenta que este proceso implica el uso de sosa cáustica, una sustancia altamente corrosiva y peligrosa si no se maneja adecuadamente.

Para comenzar, necesitarás los siguientes ingredientes y utensilios:

1. Aceite: puedes utilizar cualquier tipo de aceite vegetal, como aceite de oliva, aceite de coco o aceite de almendras. Asegúrate de que el aceite esté limpio y libre de impurezas.

2. Agua: utiliza agua destilada o filtrada para obtener mejores resultados. Evita usar agua del grifo, ya que puede contener minerales que afecten la calidad del jabón.

3. Sosa cáustica: este es el ingrediente clave para hacer jabón casero. Es importante manejarla con cuidado, usando guantes, gafas protectoras y trabajando en un área bien ventilada. La sosa cáustica se puede encontrar en tiendas de productos químicos o en línea.

4. Utensilios: necesitarás un recipiente resistente al calor para mezclar los ingredientes, un termómetro, una batidora de mano o una cuchara de madera para mezclar, moldes para dar forma al jabón y papel encerado para forrar los moldes.

Una vez que tengas todos los ingredientes y utensilios, sigue estos pasos para hacer el jabón:

1. Mezcla el agua y la sosa cáustica: en un recipiente resistente al calor, vierte el agua lentamente y agrega la sosa cáustica. Mezcla bien hasta que la sosa cáustica se disuelva por completo. Ten cuidado, ya que esta mezcla generará calor y humos tóxicos.

2. Calienta el aceite: en otro recipiente resistente al calor, calienta el aceite a una temperatura de alrededor de 40-50 grados Celsius. Utiliza un termómetro para asegurarte de que el aceite no se caliente demasiado.

3. Combina los ingredientes: una vez que tanto la mezcla de agua y sosa cáustica como el aceite estén a la temperatura adecuada, vierte lentamente la mezcla de sosa cáustica en el aceite.


Mezcla constantemente con una batidora de mano o una cuchara de madera hasta que los ingredientes se hayan combinado por completo y la mezcla se haya espesado.

4. Vierte en los moldes: vierte la mezcla de jabón en los moldes previamente forrados con papel encerado. Golpea suavemente los moldes sobre una superficie para eliminar cualquier burbuja de aire atrapada.

5. Deja que el jabón se endurezca: coloca los moldes en un lugar fresco y seco durante al menos 24 horas para que el jabón se endurezca. Asegúrate de que los moldes estén en una posición plana y no los muevas durante este tiempo.

Te puede interesar  Ventilador de techo ideal para habitación de 12 metros cuadrados

6. Desmolda y corta el jabón: una vez que el jabón esté completamente endurecido, desmolda y córtalo en las formas deseadas. Puedes usar un cuchillo afilado o una cortadora de jabón para obtener resultados más precisos.

Finalmente, deja que el jabón cure durante al menos 4-6 semanas antes de usarlo. Durante este tiempo, el jabón se volverá más suave y durará más tiempo en la ducha.

Recuerda siempre seguir las precauciones adecuadas al manipular la sosa cáustica y trabajar en un área bien ventilada. Además, realiza una prueba de alergia antes de usar el jabón en todo el cuerpo, ya que algunas personas pueden ser sensibles a ciertos ingredientes.

Jabón casero: fácil y rápido.

Hacer jabón casero puede ser una actividad divertida y gratificante. No solo te permite personalizar el producto según tus preferencias, sino que también es una alternativa más económica y respetuosa con el medio ambiente. A continuación, te presento un sencillo y rápido método para crear tu propio jabón casero.

1. Selecciona los ingredientes adecuados: Elige cuidadosamente los ingredientes que utilizarás en tu jabón casero. Asegúrate de contar con aceites vegetales de calidad, como aceite de oliva, aceite de coco o aceite de almendras. También necesitarás sosa cáustica, agua destilada y esencias aromáticas si deseas añadir fragancia al jabón.

2. Prepara el equipo necesario: Para hacer jabón casero, necesitarás algunos utensilios específicos. Asegúrate de tener un recipiente de acero inoxidable o vidrio resistente al calor para mezclar los ingredientes, una cuchara de madera o espátula, un termómetro para medir la temperatura y moldes de silicona o plástico para dar forma al jabón.

3. Calcula las cantidades: Es importante calcular las cantidades exactas de cada ingrediente para obtener un jabón de calidad. Utiliza una calculadora de jabón o una fórmula específica para determinar la cantidad adecuada de aceites y sosa cáustica según el tamaño del lote que desees hacer.

4. Mezcla los ingredientes: Con precaución y siempre utilizando guantes de protección y gafas, mezcla la sosa cáustica con el agua destilada en un recipiente aparte. Asegúrate de hacerlo en un área bien ventilada y evita inhalar los vapores. Por otro lado, calienta los aceites vegetales en el recipiente de mezcla principal hasta que alcancen una temperatura de alrededor de 55-60 grados Celsius.

5. Combina los ingredientes: Vierte la mezcla de sosa cáustica y agua sobre los aceites calientes y mezcla todo cuidadosamente hasta obtener una consistencia homogénea. Puedes utilizar una batidora eléctrica de baja velocidad para facilitar el proceso.

6. Añade fragancia y color: Si deseas agregar fragancia o color a tu jabón casero, este es el momento adecuado para hacerlo. Añade unas gotas de esencia aromática y mezcla bien. Si quieres un color específico, puedes utilizar colorantes naturales como arcillas o polvos de plantas.

Te puede interesar  ¿Qué es el percarbonato y dónde se compra?

7. Vierte en los moldes: Vierte la mezcla de jabón en los moldes previamente preparados y golpea suavemente los moldes sobre una superficie sólida para eliminar cualquier posible burbuja de aire. Deja reposar el jabón durante al menos 24 horas para que se solidifique.

8. Desmoldea y corta el jabón: Pasado el tiempo de reposo, desmolda el jabón con cuidado y córtalo en las formas deseadas. Deja que los trozos de jabón se curen durante aproximadamente 4 semanas, girándolos ocasionalmente para que se sequen de manera uniforme.

9. Disfruta de tu jabón casero: Una vez curado, ¡tu jabón casero estará listo para ser utilizado! Disfruta de las propiedades nutritivas y suaves de este producto hecho por ti mismo.

Recuerda que hacer jabón casero implica el uso de sosa cáustica, un producto químico corrosivo. Por tanto, es esencial seguir las medidas de seguridad adecuadas, como usar guantes y gafas de protección, trabajar en un área bien ventilada y mantener alejado de los niños y las mascotas.

1. Utiliza medidas precisas: Al hacer jabón casero con sosa y aceite, es crucial utilizar medidas precisas para obtener los resultados deseados. Asegúrate de seguir al pie de la letra las cantidades recomendadas de sosa y aceite en la receta. Utiliza una báscula para medir los ingredientes en lugar de confiar en tazas o cucharas, ya que esto garantizará una proporción adecuada de ingredientes y evitará que el jabón salga mal o sea demasiado fuerte.

2. Usa equipo de protección adecuado: La sosa cáustica es un producto químico corrosivo que puede ser peligroso si se maneja incorrectamente. Antes de comenzar, asegúrate de usar equipo de protección adecuado, como guantes de goma, gafas de seguridad y ropa que cubra toda la piel expuesta. También es importante trabajar en un área bien ventilada para evitar inhalar los vapores de la sosa cáustica. Tomar estas precauciones te ayudará a proteger tu piel y salud mientras haces jabón casero.