Aceite de espliego: para qué sirve y beneficios.




El aceite de espliego, también conocido como aceite esencial de lavanda, se obtiene a través de la destilación de las flores de la planta Lavandula angustifolia. Este aceite es ampliamente utilizado en la aromaterapia y la cosmética debido a sus numerosos beneficios para la salud y el bienestar. Aceite de espliego: para qué sirve y beneficios.

El espliego es una planta originaria de la región mediterránea y se ha utilizado durante siglos por sus propiedades terapéuticas. El aceite de espliego es conocido por su aroma relajante y calmante, lo que lo convierte en un excelente aliado para combatir el estrés, la ansiedad y el insomnio. Su aroma suave y floral ayuda a promover la relajación y a mejorar la calidad del sueño.

Además de su efecto relajante, el aceite de espliego también tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Se puede utilizar para aliviar dolores musculares, dolores de cabeza y migrañas. También es eficaz para reducir la inflamación en casos de artritis y reumatismo.




Otro beneficio del aceite de espliego es su capacidad para tratar problemas de la piel. Sus propiedades antisépticas y cicatrizantes lo convierten en un remedio natural para tratar quemaduras, cortes, picaduras de insectos y acné. También es utilizado para calmar la piel irritada y reducir la apariencia de cicatrices y estrías.

En la cosmética, el aceite de espliego se utiliza en la fabricación de productos para el cuidado del cabello y la piel. Su efecto hidratante y regenerador ayuda a mantener la piel suave y flexible, y fortalece el cabello, previniendo la caída y promoviendo su crecimiento.

Descubre el uso del espliego

El espliego, también conocido como lavanda, es una planta herbácea de la familia de las Lamiáceas. Su nombre científico es Lavandula angustifolia y es originaria de la región mediterránea. A lo largo de la historia, el espliego ha sido ampliamente utilizado por sus propiedades medicinales y aromáticas.

Te puede interesar  Por qué mueren los pichones de paloma: una preocupación común.

En cuanto a su uso medicinal, el espliego es conocido por sus propiedades relajantes y sedantes. Sus flores contienen compuestos volátiles que actúan sobre el sistema nervioso, ayudando a calmar la ansiedad, el estrés y el insomnio. Además, el espliego también tiene propiedades antiespasmódicas, lo que lo hace útil para aliviar dolores musculares y calambres.

Por otro lado, el espliego también es ampliamente utilizado en la industria cosmética. Sus aceites esenciales se utilizan en la elaboración de perfumes, jabones, cremas y otros productos de cuidado personal. El aroma característico del espliego es relajante y reconfortante, por lo que es muy apreciado en la aromaterapia.

En la cocina, el espliego se utiliza como condimento en platos salados, especialmente en la cocina mediterránea. Sus flores y hojas secas se pueden añadir a sopas, guisos, salsas y marinadas, aportando un sabor suave y floral. Además, el espliego también se utiliza en la elaboración de infusiones, las cuales tienen propiedades digestivas y ayudan a aliviar problemas estomacales.

Diferencia entre espliego y lavanda

El espliego y la lavanda son dos plantas que están estrechamente relacionadas y comparten muchas similitudes, pero también presentan algunas diferencias importantes. A continuación, analizaremos con profundidad estas características que las distinguen:

1. Nombre científico: El espliego, conocido también como lavanda macho, tiene el nombre científico Lavandula latifolia, mientras que la lavanda se llama Lavandula angustifolia.

2. Aspecto físico: Ambas plantas son arbustos perennes de la familia de las Lamiáceas, pero presentan algunas diferencias en su apariencia. El espliego es más robusto y alto, llegando a medir hasta un metro de altura, mientras que la lavanda es más pequeña y compacta, alcanzando alrededor de 60 centímetros.

Te puede interesar  Aceite esencial de geranio de Egipto: beneficios y usos terapéuticos

3. Hoja: Las hojas de ambas plantas son similares en forma, lineales y estrechas, pero difieren ligeramente en tamaño y color. Las hojas del espliego son más grandes y de un tono verde más oscuro, mientras que las de la lavanda son más pequeñas y de un verde más claro.

4. Flor: La principal diferencia entre el espliego y la lavanda se encuentra en sus flores. El espliego presenta inflorescencias más largas y compactas, de un color violeta intenso, mientras que la lavanda tiene inflorescencias más cortas y separadas, de un tono violeta más suave. Además, la lavanda es conocida por su aroma más dulce y suave.

5. Uso: Ambas plantas son ampliamente utilizadas en la industria de la perfumería y la cosmética debido a su agradable fragancia. Sin embargo, el espliego se utiliza principalmente para la extracción de aceite esencial, que se utiliza en productos de limpieza y desinfección, mientras que la lavanda se utiliza más comúnmente en la elaboración de perfumes, aceites de masaje y productos para el cuidado de la piel.

6. Propiedades medicinales: Tanto el espliego como la lavanda tienen propiedades medicinales beneficiosas. Sin embargo, el espliego se destaca por ser un potente analgésico y antiinflamatorio, utilizado para aliviar dolores musculares y articulares, mientras que la lavanda es conocida por sus propiedades relajantes y calmantes, utilizada para tratar el estrés, la ansiedad y el insomnio.

1. El aceite de espliego, también conocido como aceite de lavanda, es ampliamente utilizado en la aromaterapia debido a sus propiedades relajantes y calmantes. Se utiliza para aliviar el estrés, la ansiedad y el insomnio. Puedes agregar unas gotas de aceite de espliego a un difusor de aceites esenciales para crear un ambiente tranquilo y relajante en tu hogar o lugar de trabajo.

Te puede interesar  ¿De qué color ves la zapatilla?, un enigma visual.

2. Además de sus propiedades relajantes, el aceite de espliego también tiene propiedades antiinflamatorias y antibacterianas. Se utiliza comúnmente para aliviar el dolor muscular y articular, así como para tratar afecciones de la piel como quemaduras, picaduras de insectos y acné. Puedes aplicar el aceite de espliego directamente sobre la piel diluido en un aceite portador, como el aceite de coco, o añadirlo a tus productos de cuidado de la piel habituales. Recuerda siempre realizar una prueba de sensibilidad en una pequeña área de la piel antes de usarlo en áreas más grandes.