Water y bidé, unidos en una sola pieza.

En los últimos años, el diseño y la funcionalidad han tomado un papel importante en el desarrollo de nuevos productos para el hogar. Uno de los avances más interesantes en el ámbito del baño es la combinación de water y bidé en una sola pieza.

Antes, para disfrutar de las ventajas de un bidé, era necesario contar con un espacio adicional en el baño para su instalación. Sin embargo, con esta nueva innovación, ya no es necesario hacer modificaciones en el diseño del baño ni preocuparse por la falta de espacio.

Esta nueva pieza, llamada «water-bidé», ofrece todas las funciones de ambos elementos en una sola unidad compacta. Además de ser una solución práctica y funcional, también es una opción más higiénica, ya que evita el uso de papel higiénico y permite una limpieza más completa y eficiente.

El water-bidé cuenta con un sistema de pulverización de agua regulable, que permite ajustar la presión y la temperatura del agua según las preferencias de cada usuario. Además, algunos modelos incluyen funciones adicionales como la desodorización y la autolimpieza, lo que garantiza una experiencia de uso más cómoda y agradable.

Otra ventaja de esta nueva pieza es su fácil instalación. Al tratarse de un solo elemento, su colocación es sencilla y no requiere de grandes cambios en la fontanería del baño. Además, su diseño moderno y elegante se adapta a cualquier estilo de decoración, convirtiéndose en un elemento estético más en el cuarto de baño.

Espacio entre inodoro y bidet: ¿Cuánto?

El espacio entre el inodoro y el bidet puede variar dependiendo del diseño y la disposición del baño. Sin embargo, existen algunas recomendaciones estándar que se pueden tener en cuenta.

Te puede interesar  ¿Cuántos kW gasta una casa al día?

1. Distancia mínima: Se recomienda que haya al menos 15 cm de espacio entre el inodoro y el bidet. Esto permitirá un acceso cómodo y facilitará el movimiento alrededor de ambos elementos.

2. Distancia óptima: Lo ideal es contar con un espacio de 30 cm entre el inodoro y el bidet. Esta medida proporciona suficiente espacio para una correcta higiene personal y facilita el uso de ambos elementos de manera independiente.

3. Consideraciones de tamaño: Además del espacio entre ambos elementos, es importante tener en cuenta las dimensiones del inodoro y el bidet en sí. Al elegir estos elementos, es recomendable optar por modelos que se ajusten al tamaño del baño y permitan una instalación adecuada sin comprometer la comodidad y el acceso.

4. Consideraciones estéticas: Además de la funcionalidad, el espacio entre el inodoro y el bidet también puede influir en el aspecto visual del baño.


Un espacio bien equilibrado y proporcionado puede contribuir a una estética más armoniosa y agradable.

Salida dual: innovación en inodoros

La salida dual en los inodoros es una innovación que ha revolucionado la industria de los sanitarios. Esta tecnología permite que el agua se descargue de dos formas distintas, ofreciendo así una mayor eficiencia y versatilidad en el uso del inodoro.

En primer lugar, la salida dual permite la opción de una descarga completa o parcial de agua. Esto es especialmente útil en situaciones en las que se requiere un menor consumo de agua, como en zonas con escasez de este recurso o en hogares que buscan reducir su huella hídrica. Al poder elegir entre una descarga completa o parcial, se puede adaptar el consumo de agua a las necesidades de cada momento.

Te puede interesar  Qué hacer con el agua de cocer coliflor: consejos útiles

Además, la salida dual también permite la opción de utilizar agua reciclada. En lugar de utilizar agua potable para el llenado del tanque, se puede utilizar agua reciclada proveniente de la lluvia, el lavado de manos o la ducha. Esto contribuye a la conservación del agua potable y al cuidado del medio ambiente.

Otra ventaja de la salida dual es su diseño compacto y estético. Estos inodoros suelen tener un diseño más moderno y elegante, adaptándose a cualquier estilo de baño. Además, al ocupar menos espacio, son ideales para baños pequeños o espacios reducidos.

Por último, la tecnología de salida dual también ofrece una mayor durabilidad y resistencia. Al poder elegir entre una descarga completa o parcial, se reduce la presión sobre las tuberías y se evitan obstrucciones o averías. Esto se traduce en una mayor vida útil del inodoro y menos costos de mantenimiento a largo plazo.

1. Elige un modelo con función de autolimpieza: Muchos modelos de water y bidé vienen equipados con la función de autolimpieza, lo que significa que el bidé se limpiará automáticamente después de su uso. Esto es especialmente útil para mantener una buena higiene y evitar la acumulación de bacterias y gérmenes en el bidé. Asegúrate de elegir un modelo con esta función para facilitar la limpieza y mantener tu baño lo más higiénico posible.

2. Considera la temperatura del agua: Algunos modelos de bidé ofrecen la opción de ajustar la temperatura del agua. Esto puede resultar muy útil, especialmente en climas fríos o durante los meses de invierno. Si vives en una zona donde el agua fría puede ser incómoda, considera elegir un modelo con la opción de agua caliente o ajustable. Esto te permitirá disfrutar de una experiencia más cómoda y agradable al usar el bidé.