Experimentos para niños de 7 años: divertidas actividades científicas.




A esta edad, los niños están llenos de curiosidad y energía, por lo que es el momento perfecto para introducirlos al maravilloso mundo de la ciencia a través de experimentos divertidos y emocionantes. Estas actividades científicas no solo les permitirán aprender sobre diferentes conceptos científicos, sino que también les ayudarán a desarrollar habilidades como el pensamiento crítico, la resolución de problemas y la creatividad. Experimentos para niños de 7 años: divertidas actividades científicas.

Una actividad científica ideal para niños de 7 años es el experimento de volcanes. Para llevarlo a cabo, solo necesitarás bicarbonato de sodio, vinagre, colorante de alimentos y una botella de plástico vacía. Primero, llena la mitad de la botella con vinagre y agrega unas gotas de colorante de alimentos para crear una lava colorida. Luego, en un cuenco aparte, mezcla bicarbonato de sodio con un poco de agua hasta obtener una pasta. Por último, vierte la pasta de bicarbonato de sodio en la botella y observa cómo la reacción química entre el bicarbonato y el vinagre crea una erupción volcánica.

Otro experimento divertido para los niños de 7 años es el experimento de las plantas y la luz. Este experimento les permitirá aprender sobre la importancia de la luz en el crecimiento de las plantas. Para llevarlo a cabo, necesitarás semillas de plantas, vasos de plástico transparentes, tierra y una lámpara. Primero, llena los vasos con tierra y planta las semillas en cada uno de ellos. Coloca un vaso cerca de una ventana donde reciba luz solar directa y otro vaso en un lugar oscuro. Luego, coloca la lámpara cerca del tercer vaso para proveerle luz artificial. Los niños podrán observar cómo la planta expuesta a la luz solar crece más rápido y saludablemente que las otras dos.




Además de estos experimentos, existen muchas otras actividades científicas divertidas para los niños de 7 años. Por ejemplo, pueden explorar los conceptos de flotación y densidad a través del experimento de los huevos flotantes. También pueden aprender sobre el ciclo del agua mediante la creación de un mini ciclo del agua en un frasco. Estas actividades no solo les permitirán aprender sobre diferentes temas científicos, sino que también les brindarán la oportunidad de experimentar, investigar y descubrir por sí mismos.

Te puede interesar  ¿Qué parte de la pasiflora se utiliza en diferentes aplicaciones?

Actividades científicas para niños

Existen diversas actividades científicas que pueden ser muy interesantes y educativas para los niños. Estas actividades les permiten explorar el mundo que les rodea, despertar su curiosidad y fomentar su pensamiento crítico. A continuación, mencionaré algunas de estas actividades:

1. Experimentos científicos: Los experimentos son una excelente manera de introducir a los niños en el mundo de la ciencia. Pueden realizar experimentos simples en casa utilizando materiales caseros, como crear una erupción volcánica con bicarbonato de sodio y vinagre, o hacer crecer cristales con sal y agua. Estos experimentos les permiten aprender sobre conceptos científicos básicos, como reacciones químicas o cristalización.

2. Observación de la naturaleza: Salir al aire libre y observar la naturaleza es una actividad científica en sí misma. Los niños pueden aprender sobre diferentes especies de plantas y animales, observar su comportamiento y estudiar su hábitat. Además, pueden llevar un diario de observaciones donde anoten lo que han visto y dibujen sus hallazgos.

3. Construcción de modelos: Construir modelos es una forma divertida de aprender sobre conceptos científicos. Por ejemplo, los niños pueden construir un modelo de sistema solar utilizando globos y pelotas de diferentes tamaños para representar los planetas. Esto les ayuda a comprender la posición y el tamaño relativo de los planetas en el espacio.

4. Juegos científicos: Los juegos también pueden ser una forma divertida de aprender ciencia. Existen juegos de mesa y aplicaciones móviles que están diseñados específicamente para enseñar conceptos científicos a los niños. Estos juegos les permiten poner en práctica lo que han aprendido de una manera interactiva y entretenida.

5. Ferias científicas: Participar en una feria científica es una actividad que involucra a los niños en la investigación y el método científico.


Pueden elegir un tema de interés, realizar experimentos, recopilar datos y presentar sus hallazgos en un stand. Esto les enseña sobre la importancia de la investigación y les permite compartir sus descubrimientos con otros.

Experimentos científicos para hacer en casa

Existen numerosos experimentos científicos que se pueden realizar en casa utilizando materiales comunes y accesibles. Estos experimentos permiten a las personas, especialmente a los niños, aprender sobre diversos conceptos científicos de manera práctica y divertida. A continuación, mencionaré algunos ejemplos interesantes:

Te puede interesar  Cómo decorar una pérgola de madera de manera creativa

1. Volcán de bicarbonato de sodio: Este es un experimento clásico que simula la erupción de un volcán. Solo necesitas una botella de plástico vacía, bicarbonato de sodio, vinagre y colorante de alimentos. Llena la botella con agua y unas gotas de colorante, agrega bicarbonato de sodio y finalmente vierte el vinagre. La reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre generará una efervescencia que se asemeja a una erupción volcánica.

2. Huevo en vinagre: Este experimento permite observar cómo el vinagre puede disolver la cáscara de un huevo. Necesitarás un huevo, un vaso transparente y vinagre. Coloca el huevo en el vaso y cúbrelo completamente con vinagre. Después de unos días, el vinagre disolverá la cáscara, dejando solo la membrana del huevo. Este experimento demuestra cómo los ácidos pueden afectar a los materiales.

3. Arco iris en un vaso: Este experimento muestra cómo se separan los colores de la luz blanca. Solo necesitarás un vaso con agua, un espejo pequeño y una linterna. Llena el vaso con agua y coloca el espejo en el interior, inclinado hacia un lado. Luego, dirige la linterna hacia el espejo y observa cómo la luz se refleja y se descompone en un arco iris en la pared.

4. Experimento de la levadura: Este experimento demuestra el proceso de fermentación. Necesitarás una botella de plástico vacía, agua tibia, azúcar y levadura. Llena la botella con agua tibia, agrega una cucharada de azúcar y una cucharadita de levadura. Coloca un globo en la parte superior de la botella y observa cómo la levadura produce dióxido de carbono, inflando el globo.

5. Experimento del huevo flotante: Este experimento explora el principio de flotabilidad. Necesitarás un vaso con agua, sal y un huevo. Comienza llenando el vaso con agua y coloca el huevo sin cáscara. Observa cómo el huevo se hunde. Luego, añade sal al agua y revuelve hasta que se disuelva. Vuelve a colocar el huevo y verás cómo flota debido al aumento de la densidad del agua salada.

Te puede interesar  Cómo cuidar la planta costilla de Adán: consejos y recomendaciones.

Estos son solo algunos ejemplos de experimentos científicos que se pueden realizar en casa. La clave para el éxito de estos experimentos es seguir las instrucciones cuidadosamente y observar atentamente los resultados. Además, es importante fomentar la curiosidad y el pensamiento crítico al discutir los conceptos científicos detrás de cada experimento. ¡Diviértete y disfruta del fascinante mundo de la ciencia desde la comodidad de tu hogar!

1. Haz que los experimentos sean interactivos y prácticos: Los niños de 7 años aprenden mejor cuando pueden involucrarse activamente en el proceso. Busca experimentos que les permitan tocar, explorar y manipular los materiales. Por ejemplo, puedes hacer un experimento simple de volcanes utilizando bicarbonato de sodio, vinagre y colorante de alimentos. Los niños pueden mezclar los ingredientes y observar cómo la reacción química crea una erupción de espuma. Esta actividad les brinda la oportunidad de experimentar con diferentes cantidades de ingredientes y ver los resultados en tiempo real.

2. Convierte los experimentos en juegos: A los niños de 7 años les encanta jugar, así que aprovecha esto para hacer que los experimentos sean divertidos y emocionantes. Puedes convertir un experimento en una competencia amistosa, dividiendo a los niños en equipos y otorgando puntos por los resultados o por la precisión de las respuestas. Por ejemplo, puedes hacer un experimento con imanes y desafiar a los niños a encontrar objetos en la casa que sean atraídos por el imán. Pueden competir para ver quién encuentra más objetos o quién los encuentra más rápido. Esto les permitirá aprender sobre los conceptos científicos mientras se divierten y se motivan entre ellos.