¿En qué mes se siembran los guisantes en el huerto?

Los guisantes son una de las hortalizas más populares y fáciles de cultivar en el huerto. Son muy nutritivos y se pueden consumir tanto frescos como secos. ¿En qué mes se siembran los guisantes en el huerto?

La siembra de los guisantes se realiza en diferentes épocas del año, dependiendo del clima y la región en la que te encuentres. Sin embargo, en general, se recomienda sembrarlos en primavera o en otoño, evitando los meses más calurosos del verano.

En primavera, los guisantes se pueden sembrar a partir de marzo o abril, cuando las temperaturas comienzan a ser más suaves y las heladas son menos frecuentes. Es importante esperar a que el suelo esté lo suficientemente caliente para que las semillas germinen correctamente.

En otoño, la siembra de guisantes se realiza a partir de septiembre u octubre, dependiendo de la zona. Esta época es ideal ya que las temperaturas empiezan a descender y las lluvias suelen ser más abundantes, lo que favorece el crecimiento de las plantas.

Es importante tener en cuenta que los guisantes necesitan un suelo bien drenado y rico en nutrientes para crecer adecuadamente. También es recomendable proporcionarles un soporte, como una enrejado o una estructura de cañas, para que puedan trepar y sostenerse a medida que crecen.

Una vez sembrados, los guisantes tardan aproximadamente entre 60 y 90 días en estar listos para ser cosechados. Podrás saber que están listos cuando las vainas estén bien formadas y tengan un color verde brillante. Es importante cosecharlos en el momento adecuado, antes de que las vainas se endurezcan y las semillas se desarrollen por completo.

Fecha ideal para sembrar guisantes

La fecha ideal para sembrar guisantes puede variar dependiendo de la zona climática en la que te encuentres. Sin embargo, en general, los guisantes son considerados cultivos de temporada fresca, lo que significa que prefieren temperaturas más frescas para crecer y desarrollarse adecuadamente.

Te puede interesar  Cómo se extrae la energía geotérmica: una guía completa.

1. Primavera: La primavera suele ser la mejor época para sembrar guisantes. A medida que los días se vuelven más largos y las temperaturas comienzan a subir, los guisantes aprovechan al máximo estas condiciones para germinar y crecer rápidamente. La temperatura ideal para sembrar guisantes en primavera es entre 10°C y 20°C.

2. Otoño: Si vives en un clima más templado, también puedes considerar sembrar guisantes en otoño. A medida que las temperaturas comienzan a descender, los guisantes pueden aprovechar las condiciones más frescas para prosperar. Sin embargo, es importante asegurarse de sembrar los guisantes lo suficientemente temprano en el otoño para que tengan tiempo de desarrollarse antes de que lleguen las heladas.

Es importante tener en cuenta que los guisantes son sensibles al calor extremo.


Si vives en una zona con veranos muy calurosos, es posible que debas evitar sembrar guisantes en pleno verano, ya que las altas temperaturas pueden dificultar su crecimiento y producción.

Además de la fecha ideal, también es importante preparar adecuadamente el suelo antes de sembrar guisantes. Asegúrate de que el suelo esté bien drenado y rico en materia orgánica. Los guisantes también se benefician de la adición de compost o abono antes de la siembra para proporcionarles los nutrientes necesarios para un crecimiento saludable.

Luna ideal para plantar guisantes

No hay evidencia científica concluyente que respalde la creencia de que la fase lunar afecta el crecimiento de los guisantes. Sin embargo, algunos agricultores y jardineros tradicionales han seguido la práctica de sembrar guisantes durante ciertas fases de la Luna con la creencia de obtener mejores resultados.

Te puede interesar  Clima de 10 días en Campillos: ¿Qué esperar?

Si decides seguir esta práctica, aquí hay algunas consideraciones:

1. Luna creciente: Algunos jardineros creen que sembrar guisantes durante la fase de Luna creciente favorece un mayor desarrollo de las raíces y un mejor crecimiento de las plantas. La teoría es que la energía lunar en crecimiento estimula el crecimiento de las partes subterráneas de la planta.

2. Luna llena: Otros creen que sembrar guisantes durante la fase de Luna llena promueve un mayor desarrollo de las hojas y una mejor producción de vainas. Se cree que la energía lunar en su punto máximo favorece el crecimiento de las partes aéreas de la planta.

3. Luna menguante: Algunos jardineros también consideran la fase de Luna menguante como propicia para sembrar guisantes. Se cree que la energía lunar en declive favorece el desarrollo de las raíces y la maduración de las vainas.

Es importante tener en cuenta que estas creencias no están respaldadas por evidencia científica sólida. La calidad del suelo, la temperatura, la humedad y otros factores ambientales tienen un impacto mucho mayor en el crecimiento y desarrollo de los guisantes que la fase lunar.

1. El primer consejo es que los guisantes son una planta de clima fresco, por lo que es recomendable sembrarlos en primavera u otoño. Estas estaciones ofrecen temperaturas más suaves y favorecen el crecimiento y desarrollo de los guisantes.

2. El segundo consejo es observar las indicaciones del paquete de semillas o las recomendaciones de los expertos locales. Cada variedad de guisante puede tener requisitos específicos en cuanto a la época de siembra. Al seguir estas instrucciones, asegurarás una siembra exitosa y una cosecha abundante.