Cómo hacer una piscina de agua salada: una guía práctica




Las piscinas de agua salada se han vuelto cada vez más populares en los últimos años debido a los numerosos beneficios que ofrecen en comparación con las piscinas tradicionales con cloro. Si estás considerando construir una piscina de agua salada en tu hogar, esta guía práctica te proporcionará todos los pasos y consejos que necesitas saber. Cómo hacer una piscina de agua salada: una guía práctica

1. Investigación y planificación: Antes de comenzar la construcción de tu piscina de agua salada, es importante investigar y comprender completamente el proceso. Aprende sobre los diferentes tipos de sistemas de cloración de agua salada, los requisitos de mantenimiento y las regulaciones locales. Además, planifica el tamaño y la ubicación de tu piscina de acuerdo con tus necesidades y el espacio disponible.

2. Diseño y construcción: Una vez que hayas realizado tu investigación y planificación, llega el momento de diseñar y construir tu piscina de agua salada. Si no tienes experiencia en construcción, es recomendable contratar a un profesional para que te asesore y realice el trabajo. Asegúrate de que la construcción cumpla con todas las normas de seguridad y requisitos legales.




3. Sistema de cloración de agua salada: La principal diferencia entre una piscina de agua salada y una piscina tradicional es el sistema de cloración. En lugar de utilizar cloro líquido o en tabletas, las piscinas de agua salada utilizan un generador de cloro que convierte la sal en cloro a través de un proceso llamado electrólisis. Asegúrate de instalar un generador de cloro de alta calidad y seguir las instrucciones del fabricante para su uso adecuado.

4. Mantenimiento y cuidado: Aunque las piscinas de agua salada requieren menos mantenimiento que las piscinas tradicionales, aún necesitan cuidados regulares. Es importante monitorear los niveles de sal y pH del agua regularmente, así como limpiar y mantener los equipos de filtración y circulación según sea necesario. Además, debes estar atento a cualquier signo de corrosión en los accesorios y equipos de la piscina y solucionarlos de inmediato.

5. Beneficios y consideraciones: Las piscinas de agua salada ofrecen una serie de beneficios en comparación con las piscinas tradicionales con cloro. El agua salada es más suave para la piel y los ojos, reduce el olor y sabor a cloro, y requiere menos productos químicos y mantenimiento. Sin embargo, también es importante tener en cuenta algunos aspectos, como el costo inicial más alto, la necesidad de reponer la sal periódicamente y la posibilidad de corrosión en ciertos materiales.

Te puede interesar  Bancos de madera con respaldo: la opción ideal para exteriores

Cómo construir una piscina de agua salada

Construir una piscina de agua salada es un proceso que requiere de planificación, conocimiento y habilidades técnicas. Aquí te presento los pasos a seguir para construir una piscina de agua salada con éxito:

1. Planificación y diseño:
– Determina el tamaño y la forma de la piscina de acuerdo a tus necesidades y espacio disponible.
– Elige un lugar adecuado donde la piscina pueda recibir suficiente luz solar y esté alejada de árboles o estructuras que puedan caer sobre ella.
– Considera la profundidad deseada, la inclinación del terreno y las características del suelo para garantizar una construcción segura.

2. Excavación y preparación del terreno:
– Marca el área de la piscina y excava de acuerdo al tamaño y diseño previamente establecidos.
– Asegúrate de nivelar correctamente el terreno y eliminar cualquier obstáculo que pueda afectar la construcción.

3. Instalación del revestimiento:
– Elige un revestimiento de calidad, como el liner de PVC, que sea resistente y duradero.

– Coloca el revestimiento asegurándote de que quede bien ajustado y sin arrugas.
– Utiliza una pistola de calor para calentar el revestimiento y facilitar su instalación en las esquinas y curvas.

4. Construcción del sistema de filtración y desinfección:
– Instala un sistema de filtración adecuado que sea capaz de manejar el volumen de agua de tu piscina.
– Considera la instalación de un sistema de cloración salina, que convierte la sal en cloro para mantener el agua limpia y desinfectada de forma natural.
– Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante para la instalación correcta de los equipos y realizar las conexiones de forma segura.

5. Ajuste del nivel de sal y equilibrio del agua:
– Una vez instalado el sistema de cloración salina, es importante ajustar el nivel de sal en el agua de acuerdo a las recomendaciones del fabricante.
– Realiza pruebas regulares del nivel de sal, pH y alcalinidad del agua para asegurarte de que estén en los rangos adecuados.
– Añade los productos químicos necesarios para mantener el equilibrio del agua y prevenir problemas como el crecimiento de algas o la formación de depósitos minerales.

Te puede interesar  Época de siembra del perejil: ¿Cuándo es ideal plantarlo?

6. Complementos y acabados:
– Añade los complementos que desees, como escaleras, luces subacuáticas, chorros de agua, etc.
– Realiza los acabados finales, como la instalación de baldosas alrededor de la piscina, la construcción de un deck o la colocación de una cubierta de protección.

Recuerda que construir una piscina de agua salada implica seguir todas las normativas y regulaciones de construcción de tu localidad. Además, es recomendable contar con la asesoría de profesionales en el área para garantizar una construcción segura y de calidad.

Kilos de sal para piscina de agua salada

La cantidad de kilos de sal necesaria para una piscina de agua salada dependerá de varios factores, como el tamaño de la piscina y la concentración de sal deseada. A continuación, se detallarán algunos aspectos importantes a considerar al calcular la cantidad de sal requerida:

1. Tamaño de la piscina: La cantidad de sal necesaria está directamente relacionada con el volumen de agua de la piscina. Para determinar la cantidad exacta, se debe medir el largo, ancho y profundidad de la piscina y utilizar una fórmula matemática para calcular su volumen.

2. Concentración de sal deseada: El nivel de salinidad recomendado para una piscina de agua salada varía entre 3,000 y 4,000 partes por millón (ppm). Esta concentración es comparable a la salinidad del agua de mar. Es importante consultar las recomendaciones del fabricante del equipo de cloración salina utilizado, ya que algunos sistemas pueden requerir concentraciones específicas de sal.

3. Conversión de unidades de medida: La mayoría de las recomendaciones de sal para piscinas de agua salada se expresan en ppm, pero la sal generalmente se vende en kilogramos. Para realizar la conversión, se puede utilizar la siguiente fórmula: 1 kg de sal = 1,000 g = 1,000,000 mg. Por lo tanto, si se desea una concentración de sal de 3,500 ppm y se tiene una piscina de 50,000 litros, se necesitarán aproximadamente 175 kg de sal.

4. Calidad de la sal: Es importante utilizar sal de alta calidad, como la sal especialmente diseñada para piscinas de agua salada. Esta sal debe ser pura, sin aditivos o impurezas que puedan dañar el equipo de cloración salina. Además, se recomienda evitar el uso de sal de mesa o sal común, ya que estos tipos de sal pueden contener agentes antiaglomerantes o aditivos que pueden afectar negativamente el agua de la piscina.

Te puede interesar  Parque de juegos para niños en casa: diversión asegurada

1. Investiga y elige el sistema de cloración adecuado: Una de las principales diferencias entre una piscina de agua salada y una piscina tradicional es el sistema de cloración. En lugar de utilizar cloro líquido o en tabletas, una piscina de agua salada utiliza un generador de cloro que convierte la sal en cloro mediante un proceso llamado electrólisis. Antes de comenzar la construcción de la piscina, investiga diferentes marcas y modelos de generadores de cloro y elige el que mejor se adapte a tus necesidades y presupuesto.

2. Calcula correctamente la cantidad de sal necesaria: El nivel adecuado de sal en una piscina de agua salada es crucial para su correcto funcionamiento. Es importante calcular correctamente la cantidad de sal necesaria para evitar que el agua esté demasiado salada o insuficientemente salada. Para ello, puedes utilizar un medidor de sal o realizar una prueba de salinidad en un laboratorio especializado. Ten en cuenta que la concentración de sal recomendada suele estar entre 3,000 y 4,000 partes por millón (ppm), pero esto puede variar según el tipo de piscina y el generador de cloro que utilices. Asegúrate de seguir las instrucciones del fabricante y de hacer ajustes según sea necesario para mantener el nivel de sal adecuado en tu piscina.