Calendario lunar: claves para siembras exitosas de hortalizas.

El calendario lunar es una herramienta que ha sido utilizada durante siglos para determinar los momentos más propicios para realizar diferentes actividades, incluyendo la siembra de hortalizas. Según esta tradición, la luna ejerce una influencia en el crecimiento de las plantas, por lo que sembrar en determinadas fases lunares puede favorecer el desarrollo y rendimiento de las hortalizas. Calendario lunar: claves para siembras exitosas de hortalizas.

Una de las claves principales del calendario lunar es conocer las diferentes fases lunares y cómo afectan a las plantas. La luna tiene cuatro fases principales: luna nueva, cuarto creciente, luna llena y cuarto menguante. Cada una de estas fases tiene una energía particular que puede influir en el crecimiento de las plantas.

La luna nueva es un momento propicio para sembrar hortalizas de raíz, como zanahorias, rábanos o remolachas. Durante esta fase, la energía lunar se encuentra en su punto más bajo, lo que favorece el desarrollo de las raíces de las plantas.

El cuarto creciente es el momento ideal para sembrar hortalizas de fruto, como tomates, calabacines o pimientos. Durante esta fase, la energía lunar está en aumento, lo que estimula el crecimiento de las partes aéreas de las plantas.

La luna llena es un momento de descanso para las plantas, por lo que es recomendable no sembrar durante esta fase. En cambio, es un buen momento para realizar tareas de mantenimiento en el huerto, como riego, fertilización o control de plagas.

Por último, el cuarto menguante es un momento propicio para sembrar hortalizas de hoja, como lechugas, espinacas o acelgas. Durante esta fase, la energía lunar está en disminución, lo que favorece el crecimiento de las hojas de las plantas.

Es importante tener en cuenta que el calendario lunar es una herramienta complementaria y no garantiza el éxito absoluto en las siembras. Otros factores, como el clima, el tipo de suelo y el cuidado adecuado de las plantas, también son determinantes para obtener una cosecha exitosa.

Te puede interesar  Qué plantar en agosto en Valencia

Luna ideal para sembrar hortalizas

La Luna tiene una influencia significativa en el crecimiento de las plantas y, por lo tanto, en la calidad de las hortalizas que se siembran. Existen diferentes fases lunares y cada una tiene sus características específicas que pueden favorecer o dificultar el desarrollo de las plantas.

1. Luna nueva: Durante esta fase, la Luna no es visible en el cielo. Es un momento ideal para sembrar hortalizas de raíz, como zanahorias, remolachas y rábanos. La energía lunar se enfoca en el desarrollo de las raíces, lo que resulta en un crecimiento vigoroso y saludable.

2. Luna creciente: Durante esta fase, la Luna se va haciendo más grande en el cielo. Es el momento adecuado para sembrar hortalizas de hoja, como lechugas, espinacas y acelgas. La energía lunar se concentra en el crecimiento de las hojas, lo que favorece un follaje abundante y verde.

3. Luna llena: Durante esta fase, la Luna se muestra completamente en el cielo.


Aunque es un momento mágico, no es el más favorable para sembrar hortalizas. La energía lunar se dispersa y esto puede llevar a un crecimiento excesivo de las plantas, pero con menor concentración de nutrientes en los vegetales.

4. Luna menguante: Durante esta fase, la Luna va disminuyendo su tamaño en el cielo. Es un buen momento para sembrar hortalizas de fruto, como tomates, pimientos y calabacines. La energía lunar se concentra en el desarrollo de los frutos, lo que resulta en una mejor calidad y sabor de las hortalizas.

Es importante tener en cuenta que, además de la fase lunar, otros factores como el clima, la calidad del suelo y los cuidados adecuados son fundamentales para obtener buenos resultados en la siembra de hortalizas. La influencia lunar es solo un aspecto más a considerar para maximizar la calidad de las cosechas.

Te puede interesar  Cómo eliminar trips de forma casera: consejos prácticos y efectivos

Opciones de siembra según la fase lunar

La creencia de que la fase lunar puede influir en la calidad y el crecimiento de las plantas ha existido durante siglos. Aunque no hay evidencia científica sólida que respalde esta teoría, muchos agricultores y jardineros aún siguen utilizando la fase lunar como guía para determinar el momento adecuado para sembrar sus cultivos.

Existen diferentes teorías sobre cómo la fase lunar puede afectar la siembra. Una de ellas sostiene que la fase de la luna influye en la cantidad de humedad en el suelo, lo que a su vez afecta la germinación de las semillas. Según esta teoría, sembrar durante la luna creciente o llena, cuando la atracción gravitacional del sol y la luna se suma, puede favorecer una mayor absorción de agua por parte de las semillas y, por lo tanto, una mejor germinación.

Por otro lado, algunos defensores de la siembra lunar argumentan que la fase de la luna también influye en el crecimiento aéreo de las plantas. Según esta teoría, sembrar durante la luna menguante, cuando la atracción gravitacional del sol y la luna se contrarresta, puede favorecer un mayor desarrollo de las raíces y una menor producción de hojas, lo que resulta en un mejor crecimiento general de la planta.

A pesar de estas teorías, es importante tener en cuenta que no hay consenso científico sobre la influencia real de la fase lunar en la siembra. La mayoría de los estudios han demostrado que otros factores, como la calidad del suelo, el clima y el manejo adecuado de las plantas, son mucho más determinantes para el éxito de la siembra que la fase lunar.

Te puede interesar  Cómo se hace el compost: una guía práctica para empezar

Si bien muchos agricultores y jardineros continúan siguiendo la siembra lunar como una tradición o una creencia personal, es esencial recordar que la clave para una siembra exitosa radica en comprender las necesidades específicas de cada cultivo, así como en proporcionarles las condiciones óptimas de luz, agua, nutrientes y protección contra plagas y enfermedades.

1. Conoce las fases de la luna: La luna tiene diferentes fases que afectan el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, durante la luna llena y la luna nueva, es ideal para sembrar plantas de hojas y flores, mientras que durante el cuarto creciente es propicio para sembrar plantas de frutos y raíces. Es importante tener en cuenta estas fases para asegurar un crecimiento óptimo de tus hortalizas.

2. Utiliza un calendario lunar: Existen calendarios lunares específicos para la siembra de hortalizas que te indican cuáles son los mejores días según las fases de la luna. Estos calendarios te ayudarán a planificar tus siembras de manera adecuada y aumentarán las posibilidades de éxito. Puedes encontrar estos calendarios en línea o en tiendas especializadas en jardinería.