Roberth Rojas, El Cartonista

en enero 20 | en Protagonistas | de | con 3 Comments

“El cartón vale para mucho más que para embalar cosas que se transportan de un lugar a otro. Yo lo que hago es darle vida, mostrar que sus posibilidades van mucho más allá”

Roberth Rojas, trabajando en su taller.

Roberth Rojas, trabajando en su taller.

De presencias intangibles, de memorias efímeras
Materia de la que están hechos nuestros sueños
Ideales de mundos de utopía
Donde grandes multitudes respalden invenciones
Construcciones que formalicen ilusiones
Atendiendo al más común de los sentidos
Tratando de imaginar aquel futuro
En el que todos quepamos sin molestias
Equilibrio necesario en un ambiente degradado
Que necesita nuestra ayuda
Despertemos de una vez y entendamos lo evidente
Somos la suma de nuestras acciones
De nosotros pende aquel destino.

Roberth Rojas Zambrano (El Cartonista)

Este poema abre la entrada de tu blog sobre el expositor fabricaste para dLana. ¿Es la poesía una herramienta para fabricar muebles?

Utilizo la poesía por mi necesidad de transmitir algo específico de alguna pieza que, con las palabras de uso cotidiano, me es imposible explicar. El mundo de la literatura y de la poesía es algo que a mí siempre me ha interesado. Desde que estudiaba Arquitectura, buscaba auxiliarme de algún poema que explicara esa sensación que quería transmitir. Cuando empecé con el blog, me apoyaba en algún poema ya escrito que creara la atmósfera que yo buscaba para explicar mis creaciones.

¿Cómo empezaste a fabricar con cartón? ¿Por qué decidiste usar este material?

Yo empecé fabricando mis muebles porque no encontraba los que se adaptaran a las dimensiones de mi salón, que es muy pequeño, y porque los presupuestos que me daban por fabricar lo que yo quería me parecían muy elevados; además, tardaban mucho en entregármelo. Tomé la decisión de construirlos en cartón, porque era un material que sabía trabajar desde mi época de estudiante de Arquitectura. Dio la casualidad que veía que en la calle había mucho cartón de embalajes, lo que me vino muy bien ya que no sabía dónde comprarlo.

¿Cómo nació El Cartonista?

Yo soy arquitecto. Trabajaba en el tema inmobiliario cuando estalló la burbuja. Me quedé sin trabajo y tuve que buscar el modo de reciclarme profesionalmente. Mucha gente que veía los muebles que había hecho para mi casa me animaba a dedicarme a esto, porque es una solución para quien necesita un mueble a medida asequible y bonito. Una cosa fue llevando a la otra y fui atando cabos. Llegar a este modelo de negocio me ha llevado unos dos años.
Con El Cartonista, estoy tratando de posicionarme como una figura reconocida y reconocible en el mundo de la ecología. Creo que, poco a poco, lo estoy logrando, porque interesa mucho lo que hago.

¿Es el reciclado una oportunidad de empleo para quienes buscan trabajo?

Sí. Pero no se trata solo de recoger ese residuo y entregárselo a alguien. Tienes que idear qué hacer con ese residuo. Es ahí donde radica el nicho de negocio. Hay mucha gente que está despertando y empezando a ser responsable a la hora de consumir, y necesita opciones. Yo creo que podrá salir adelante quien ofrezca soluciones a ese problema. Hay que darle a ese material un “upcycling”, esa palabra que está tan de moda ahora. Es necesario darle la vuelta a las cosas y convertir un problema en una oportunidad. Yo creo que es la única manera de salir adelante, mostrar que otra forma de consumo y de hacer las cosas es posible, y ofrecer lo mejor de tí.

¿Es el cartón un material de futuro?

Yo creo que se trata de un material de presente. Muchos muebles de IKEA, por ejemplo, están hechos mayoritariamente de cartón reciclado en su alma. La mayoría de las puertas de interior de las viviendas son de cartón. Lo que pasa es que la gente no lo sabe.
Por otra parte, trabajar con cartón de embalaje supone aliviar el problema de los residuos. Es cierto que el cartón se recicla, pero es un proceso que utiliza mucha agua y energía. Es importante, por tanto, que ese material que se desecha permita generar cosas nuevas.
El cartón vale para mucho más que para embalar cosas que se transportan de un lugar a otro. Yo lo que hago es darle vida, mostrar que sus posibilidades van mucho más allá. Mi plan a medio-largo plazo es continuar con mis investigaciones y ofrecer una posibilidad de construir viviendas con materiales de desecho casi en su totalidad. Serían viviendas funcionales que atenderían los gustos del cliente.

¿Te son útiles las redes sociales?

Sí, dado mi escaso presupuesto las utilizo bastante. Facebook es, para mí, la más potente; sin embargo, mucha gente que busca en Google temas relacionados con mobiliario ecológico y muebles a medida, llega a mi blog, que está en blogger, y a mi perfil de Google+. Me resulta útil que cada vez que publico en mi blog, automáticamente aparece en Google+ sin que tenga que hacer nada. Tengo también cuenta en pinterest e instagram, porque entiendo que hay que estar ahí.

¿Es el reciclaje la solución para el problema de los residuos?

Tiene que serlo. En la India, por ejemplo, hay gente que de la nada saca cosas muy valiosas, incluso piezas artísticas. Requiere indagar y tener ganas de arreglar el mundo con lo que haces. En mi caso, busco algo que me permita aportar mi granito de arena. Yo sé que es poco lo que hago, pero es bastante más que lo que hacen otros.
Cada pieza mía es un poco menos de residuos en el medio ambiente. Confío en que la gente vaya dándose cuenta de que es posible un mundo mejor.

¿Cuáles son tus planes de futuro?

Este año es fundamental para mí. Estoy buscando un taller, y tengo fe en que cuando la gente pueda ver y tocar mis creaciones mi negocio va a despegar. En el mobiliario, la experiencia háptica es fundamental. El cliente quiere probar, por ejemplo, el sofá que se quiere comprar, antes de comprarlo. Eso no lo puede hacer por Internet.
Cuando tenga mi taller, voy a tener más encargos. Ahora, cuando alguien contacta conmigo y quiere ver mi tienda, no puedo traérmele a mi casa, que es donde tengo en este momento el taller.

¿Qué valor diferencial presentan tus muebles?

Lo que yo ofrezco es que los materiales que yo utilizo y los pegamentos, que son solubles al agua, permiten que al final de la vida útil del mueble el usuario pueda trocearlo y depositarlo en el contenedor de cartón para su reciclado, o devolvérmelo a mí. Yo procuro trabajar con materiales que no sean tóxicos, porque pretendo resolver el problema del impacto medioambiental.

Blog de El Cartonista
Perfil de Roberth Rojas en Google+

¿Te ha gustado? ¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponEmail this to someone

Recibe en tu e-mail las novedades de ecologiacotidiana.es



 
Pin It

Otros posts

« »

Recibe las novedades de Ecología cotidiana

Suscríbete al newsletter y recibirás contenido exclusivo y las novedades del blog antes que nadie.

Además, te enviaré completamente GRATIS mi libro electrónico: 10 acciones cotidianas para un mundo mejor.

¡Te has suscrito correctamente!