Menaje de cocina ecológico

en octubre 29 | en Nutrición y Salud, Vida eco | de | con Comentarios desactivados en Menaje de cocina ecológico


menaje de cocina en una tienda

Comer sano es algo más que comprar alimentos ecológicos de calidad. Usar un menaje de cocina ecológico y emplear técnicas de cocinado correctas nos asegura disfrutar al máximo de los nutrientes y evitar ingerir sustancias nocivas para la salud.
En este post, el primero de una serie dedicada a la alimentación, voy a centrarme en cómo evitar los tóxicos presentes en la cocina. Te daré las pautas para identificarlos y evitarlos, y te ofreceré un listado de materiales seguros para que puedas cocinar y comer con toda seguridad.

Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina

Esta frase se atribuye a Hipócrates, médico de la antigua Grecia que es considerado por muchos padre de la medicina. La buena alimentación es una de las principales claves para el bienestar. Comer bien es consumir alimentos de calidad, plenos de nutrientes; por ello debemos cocinarlos de tal modo que conserven al máximo sus propiedades y no aporte tóxicos a nuestro organismo.

¿Dónde están presentes esos tóxicos?

Utensilios, recipientes y menaje pueden contener metales pesados o productos sintéticos que –en contacto directo con los alimentos o bebidas, o como resultado de someter esos materiales a temperatura– pueden pasar a nuestro organismo. Una vez que los hemos ingerido, no somos capaces de eliminarlos. Por lo tanto, se acumulan y nos van intoxicando de forma lenta y casi imperceptible.

Materiales metálicos

Podemos encontrar utensilios de diferentes materiales. Entre los metálicos, encontramos el aluminio (en forma de papel de aluminio, tan usado en las cocinas, o como material principal de utensilios o incluso envases que entran en contacto directo con el alimento). Se trata de un metal que en algunos países está prohibido para uso culinario. Sin embargo, es de uso habitual sobre todo en platos precocinados o preparados que se venden calientes, o en técnicas de cocinado como el papillote. El aluminio también se emplea en sartenes y otros recipientes de cocina, por ser buen conductor del calor al tiempo que ligero; no obstante, resulta seguro cuando está sellado por materiales inocuos que evitan su contacto con los alimentos.
El hierro colado es otro de los materiales empleados para algunos utensilios. Debemos asegurarnos de que el fabricante certifique la ausencia de plomo. Este último metal pesado se ha venido utilizando también en los esmaltados y barnices de cazuelas metálicas o de barro, por lo que el simple desgaste o el deterioro por un golpe puede hacer que exista contacto con el alimento que cocinemos.
Por otra parte, el acero inoxidable puede presentar problemas para algunas personas por la presencia de níquel en su composición. Las baterías de cocina e incluso las cuberterías de acero inoxidable suelen presentar una aleación con un 18% de cromo y un 10% de níquel (conocido como acero 18/10). Por lo tanto, no es aconsejable para personas con alergia al níquel, que sí podrían encontrar en el acero quirúrgico una alternativa compatible con su hipersensibilidad.

cazos de cobre

cazos de cobre

El cobre, material tradicional en la cacharrería de cocina, es muy buen conductor del calor. Sobre su uso, hay argumentos a favor y en contra. Si eres de los que confían en este metal, sí que debes tener claro que debes evitar todo contacto con ácidos (vinagre, limón, tomate…), pues provoca reacciones químicas tóxicas.

Materiales sintéticos

El politetrafluoretileno (PTFE) –si bien es comúnmente conocido como teflón, una marca comercial– es un material sintético muy utilizado como antiadherente en sartenes y otros utensilios de cocina. Esa gran ventaja se convierte en inconveniente debido al ácido perfluorooctanóico (PFOA), sustancia tóxica y de muy difícil eliminación, que algunos estudios consideran potencialmente cancerígena. En todo caso, lo que sí está desaconsejado es cocinar sobre utensilios de teflón rallados o desgastados, así como hacerlo a elevadas temperaturas o con aceite hirviendo (cuando este empieza a humear).

símbolos de los diferentes tipos de plástico

Símbolos de los diferentes tipos de plástico. Solamente el polipropileno (número 5) se considera adecuado para el contacto con alimentos.

Los plásticos, derivados del petróleo, se presentan en forma muy variada. Podemos identificarlos por el número que encierra el logotipo de las tres flechas que cierran un triángulo (símbolo del reciclado). Así, el Polietileno Tereftalato (PET) tiene asignado el número 1; el Polietileno de Alta Densidad (PEAD) el número 2; el Policloruro de Vinilo (PVC) el 3; el 4 corresponde al Polietileno de Baja Densidad (PEBD); el 5 se asigna al Polipropileno (PP); el 6, al Poliestireno; y el 7 corresponde a otro tipo de plásticos. Pues bien, después de esta ensalada de siglas, números y nombres casi impronunciables, lo único claro es que la Organización Mundial de la Salud solo recomienda el número 5 (Polipropileno, PP) para ser utilizado en contacto con alimentos.

Materiales seguros

El vidrio, pese a que en algunos casos puede resultar frágil, es un material que ofrece alta seguridad. Puede resistir altas temperaturas y es un sustituto seguro del plástico para conservar alimentos cocinados que vamos a guardar en el frigorífico o en el congelador, ya que no desprende ningún tipo de partícula perjudicial para la salud.
La silicona es un material que se obtiene a partir de sílice de arena. Por su flexibilidad y características antiadherentes, resulta ideal en moldes para horno y espátulas. La única precaución a tomar es comprobar que para la coloración no se han empleado ingredientes tóxicos.
La porcelana y el barro son también una buena opción para cocinar, si bien conviene asegurarse de que –en el caso de recipientes esmaltados de porcelana– no estén rallados ni desconchados, así como no contengan plomo –en el caso de los recipientes de barro esmaltado–.
Los cuchillos de cerámica son también recomendables como sustitutos de los de acero inoxidable, ya que éste último puede transferir partículas a los alimentos que cortamos. El único inconveniente que presentan es su fragilidad, por lo que debes usarlos con cuidado y tener la precaución de no golpearlos.

recipiente y utensilios de madera

recipiente y utensilios de madera

La madera es un material comúnmente usado en tablas de corte, cucharas, espátulas, e incluso recipientes. Yo te recomiendo la madera de olivo, ya que conserva sus propiedades por más tiempo que otros tipos de madera.
Una variante de la madera es el bambú. En la actualidad, este material está siendo ampliamente usado en tablas de corte, cucharas o espátulas. Por su ligereza, dureza y menor impacto ambiental (crece más rápidamente y es más sostenible en general que plantar y cortar árboles) a mí me parece mejor opción que la madera. Recientemente compré una tabla de corte y unas pinzas, y me resultan realmente ligeras y manejables.

En definitiva, si quieres comer sano, piensa bien antes de comprar. Como has podido comprobar, importa –y mucho– qué tipo de materiales empleamos.

Sugerencias:
conasi.eu
greenhabit.es
greenweez.es

photo credit: Deep Dish Bowls via photopin (license)

¿Te ha gustado? ¡Comparte!Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedInShare on StumbleUponEmail this to someone

Recibe en tu e-mail las novedades de ecologiacotidiana.es



 
Pin It

Otros posts

« »

Recibe las novedades de Ecología cotidiana

Suscríbete al newsletter y recibirás contenido exclusivo y las novedades del blog antes que nadie.

Además, te enviaré completamente GRATIS mi libro electrónico: 10 acciones cotidianas para un mundo mejor.

¡Te has suscrito correctamente!